¡Allá vamos!

OECD - TISA: Panorama de las Administraciones Públicas de LATAM y dos críticas al TISA

Publicado: 2016-12-09

La OECD y el Banco Interamericano de Desarrollo acaban de publicar Panorama de las Administraciones Públicas América Latina y el Caribe 2017, un interesante análisis del desempeño de la gestión pública así como una evaluación de eficacia de las políticas fiscales y tributarias de los gobiernos. Este documento es importante porque nos permite entender las implicancias económicas y sociales de dos aspectos poco abordados del TISA, el mayor acuerdo multilateral de servicios, actualmente negociado en secreto por 51 países, incluido el Perú.

Dos capítulos: Política y Gobernanza Regulatoria (Cap. 7) y Contratación Pública (Cap.9), son de la mayor importancia.  

1.- El Anexo sobre Transparencia del TISA establece que se les debe permitir a las "personas interesadas"(osea corporaciones) comentar sobre los proyectos de regulación de los países previo a su promulgación, e incluso se pediría que en la elaboración del sustento de las normas los países incluyan los comentarios de dichas "personas interesadas"(ver Art.I.2). Ahora bien, en el Cap. 7 del texto de la OECD podemos leer: "Las prácticas de involucrar a actores interesados en el proceso regulatorio son comunes en los países latinoamericanos, pero su alcance y profundidad varían considerablemente. Mientras México y Brasil han establecido sistemas de consulta avanzados y están cerca o superan al promedio de países OCDE, otros países apenas están construyendo procedimientos sistemáticos que aseguren la participación pública en el proceso regulatorio" y se agrega "Los requisitos formales están presentes en los países latinoamericanos participantes, pero la práctica es menos avanzada en la mayoría de los casos y los países sufren de importantes desafíos para implementarlos adecuadamente"(Pag. 118). Con lo cual a las corporaciones se les dará, por lejos, derechos que a los diversos actores sociales de los países no se les da, además de representar una injerencia en la soberanía regulatoria.


2.- El Anexo sobre Compras Públicas del TISA implica liberalizar por completo las compras públicas de los países y no hace mención a umbrales debajo de los cuales las compras estén destinadas solo a empresas nacionales/locales tal como si se establece en los TLC que ha firmado Perú con USA o la UE. Es reconocido que las compras públicas son instrumentos de política de amplio espectro. Precisamente, en el Cap. 9 podemos leer: "Dado el tamaño del gasto gubernamental en bienes, obras y servicios, la contratación pública puede ser una herramienta de política de gran utilidad para lograr el crecimiento económico y promover la transformación socioeconómica de los países", y agrega "De hecho, el diseño de las políticas de adquisiciones ya no es exclusivamente una cuestión técnica en la región, sino que también puede incorporar los objetivos sociales, económicos y ambientales". Finalmente: "En el caso de la política económica, esto funciona mediante el fomento de la participación de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMEs) en los contratos gubernamentales, para incrementar su contribución a la economía y apoyar la generación de empleo. En el caso de las políticas sociales, esto se puede lograr mediante el fomento de la participación de las empresas que son de propiedad de mujeres, en licitaciones, promoviendo así la igualdad de género en el acceso a las oportunidades económicas. Por último, la contratación pública se ha también utilizado para fortalecer las políticas nacionales que buscan proteger y promover el medio ambiente"(Pag. 148). Es decir se limita una importante herramienta redistributiva..

Recomendamos, para un revisión más detallada del Anexo de Compras Públicas, el análisis realizado por Sanya Reid Smith (Third World Network) publicado por Wikileaks.

Una revisión de los comentarios y recomendaciones de la OECD nos debería llevar a identificar las amenazas que el TISA, tal como está redactado hasta el momento, representa para las políticas redistributivas del Perú, además de otorgar mayores derechos a empresas o inversionistas extranjeros. Según la OECD (ver imagen de arriba) las compras públicas, expresadas como % del PIB, representan casí un 12% en el Perú, uno de los niveles más altos de la región. Ciertamente hay un margen de mejora en términos de eficiencia y gestión, pero el hecho es que la naturaleza de política pública de esta herramienta puede ser severamente debilitada con el TISA.

Y lo siguen negociando en secreto.



Escrito por


Publicado en